No seas presa fácil del mercado

Los mercados bajistas pueden provocar mucha angustia y nerviosismo entre los inversores.
Aunque no queramos, somos víctimas de nuestras emociones y tanto la avaricia como el miedo son poderosos enemigos para nuestra salud financiera.